Calle 5 No 4 - 06 - Salento - Quindío - Colombia
+57 6 + 7593794
Book Now
Camino Nacional
Camino Nacional, un paso heroico que hizo famoso a Salento

Se conoce como el Camino Nacional, el Camino Real e incluso como el Camino de los Indios. A este trayecto se le debe la existencia de Salento, un municipio multicultural, pródigo en paisajes, arquitectura, cuna de la Palma de Cera y uno de los diez pueblos más deseados por los colombianos como destino de turismo.

No fue fácil transitar esta ruta pero se convirtió en paso obligado entre el occidente y el centro del país. Personajes tan ilustres como Simón Bolívar, el sabio Caldas y el botánico Alexánder Von Humboldt tuvieron la fortaleza de recorrerlo e incluso de dejar testimonio de lo que hoy es un patrimonio anclado a la historia del Quindío.

Las crónicas relatan la imperiosa necesidad de crear accesos entre Santa fe (hoy Bogotá) y la provincia del Cauca, la decisión del primer hombre en emprender esta odisea, es de el capitán López de Galarza, fundador de Ibagué, quien en 1553 acogiendo una cédula real que ordenaba abrir caminos para las caballerías, inició la ruta entre la recién fundada ciudad y Cartago, sin imaginar que habría de darle vida a Salento, en la mitad de la nada.

No sabemos para quien fue más crítica esta heroica aventura, si para los peones que tuvieron la sagacidad de enfrentarse a la espesura de la naturaleza en su lucha por hacer la trocha o para quienes osaron cruzarla.

Von Humboldt, a pesar de advertir las inclemencias de este paso, siempre destacó los ricos ambientes naturales en un recorrido registrado en 1799 y el alemán Faulhaber en 1878 lo proclamó como los Andes del Quindío.

Simón Bolívar en su gesta libertadora cruzó Salento el 25 de enero de 1830 y ordenó que se construyera como un camino de herradura para hacerlo más accesible.

Sin embargo, uno de los hechos que marcó la historia del Camino Nacional fue la creación de caseríos o poblados donde pudiera pernoctar la gente en su ilimitada travesía de más de 12 días por este impenetrable territorio.

Terminando la primera mitad del siglo XVIII, el gobierno creo estímulos como la entrega de baldíos a quienes se asentaran en esta zona y trabajaran en la construcción de esta obra. En 1842, el presidente Pedro Alcántara Herrán decidió crear un penal en la zona trasladando presos que hubieran cumplido la mitad de la condena para que se sumaran como obreros de la ingente tarea.

De esta forma nace la colonia de Boquía. En 1853 a causa de inundaciones del río, los moradores se establecen en la loma, en un lugar llamado Barcinales y a partir de 1865 toma el nombre de Nueva Salento que quedaría luego solo como Salento.

De todas las historias y leyendas del Camino Nacional surge siempre como protagonista Salento, un lugar encantador abrigado por la magia de la naturaleza, hermosos atardeceres, deliciosos sabores y un ambiente que atrapa de inmediato tus sentidos.

Salento, uno de los pueblos más hermosos del mundo por su arquitectura: CNN

Leave a Reply